24 de octubre de 2011





Tú, tú, tú, sólo tú. Eres lo único que pido. Tú, siempre tú. Siempre tu sonrisa, siempre tu mirada. Tú. Tu risa. Tu voz... tus ojos. Tu calor. Tú. Tú y sólo tú. Quédate. Siempre tú. Quiéreme. Bésame, en silencio, y lentamente, hasta no respirar, hasta no pensar en nada, hasta olvidar que existimos, que no hay nada más allá de tus labios, de tus besos... de tus caricias. Tú. Sí, tú. Sólo tú.   

Porque tequiero
Porque eres lo único que pido...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada