18 de mayo de 2012


Él, yo… nosotros.

¿Cuántas veces habré pensado en un “nosotros”?¿Cuántas veces habré pensado en un futuro junto a él?

Porque el amor no se busca, surge. Cuando menos te lo esperas, donde menos te lo esperas… el amor aparece. Inevitable. Es imposible retroceder. Y llegan momentos felices acompañados de días de soledad y tristeza.

-¿Me quieres?
- Te amo.

Es lo único que necesito saber para sonreír cada día y ser feliz.

Porque el amor no se busca, es él quien nos encuentra. Sorprendida. Busca cada una de tus sensaciones, cada uno de tus sentimientos. Como si de una cámara de fotos se tratase, tu mente recoge cada uno de esos momentos tan especiales. Recuerdas, jamás olvidas… y tu corazón da un vuelco.

Le amo. Y así será siempre. Porque el amor no se busca. Tan sólo basta con cerrar los ojos y soñar… dejar que cada uno de tus sentidos te guie hacia lo que más deseas, y sin esperarlo... aparece, en la esquina de tu cine favorito, sentado en un banco del parque…

Te amo”. Y surge un nuevo mundo. Mágico.

Nosotros encontramos el amor.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada